Beneficios de bailar para la salud

Bailar es una forma entretenida de mantenerse en forma para personas de todas las edades, formas y tamaños.

El baile ayuda a mejorar el tono muscular, la fuerza, la resistencia y la forma física a personas en baja forma y ayuda a mantenerlo a las personas en buena forma.

Bailar es una forma estupenda de conocer nuevos amigos.

Vídeo mostrando clases de baile en nuestra escuela de Reus. Te Gustará.

El baile y sus beneficios para la salud

Hay muchas formas de baile, desde el salón de baile hasta el baile en el granero, pasando por la discoteca y el baile Morris. La danza siempre ha formado parte de la cultura humana, los rituales y las celebraciones. Hoy en día, la mayoría de los bailes son de carácter recreativo y de autoexpresión, aunque también pueden realizarse como actividad competitiva. Bailar es una forma divertida de ser más activo físicamente y mantenerse en forma.

Beneficios del baile para la salud

El baile puede ser una forma de mantenerse en forma para personas de todas las edades, formas y tamaños. Tiene un buen número de beneficios tanto físicos como mentales:

  • Mejora del estado del corazón y de los pulmones.
  • Aumento de la fuerza muscular, la resistencia y la aptitud motriz.
  • Aumento de la capacidad aeróbica.
  • Mejora el tono y la fuerza muscular gracias al mayor riego sanguíneo.
  • Sirve como sistema de control del peso por su naturaleza cardiovascular.
  • Huesos más fuertes y menor riesgo de osteoporosis por la repetición de impactos.
  • Mayor coordinación, agilidad y flexibilidad.
  • Mejora el equilibrio y la conciencia espacial.
  • Aumento de la confianza física.
  • Mejora del funcionamiento mental al tener que recordar movimientos concatenados.
  • Mejora del bienestar general y psicológico, de ahí la frase: Bailar es felicidad.
  • Mayor confianza en sí mismo y autoestima.
  • Mejora de las habilidades sociales.

Cómo empezar a bailar

Puedes bailar en grupo, con una pareja o por tu cuenta. Hay muchos lugares en los que puedes disfrutar del baile, por ejemplo, en escuelas de danza como la nuestra, en locales sociales, salones comunitarios y en tu propia casa.

El baile se ha convertido en una forma popular de mantenerse activo y en buena forma, ya que el ejercicio cardiovascular está muy presente y mejora el tono, pero además augmenta los reflejos, mejora las funciones motoras, fortalece los huesos.

En la escuela de baile se conoce a personas con las que además de compartir la clase de baile, se crean vínculos emocionales de amistad y grupos con los que salir a disfrutar de los bailes sociales de la localidad.

El baile puede practicarse tanto de forma competitiva como social. Es una gran opción recreativa y deportiva, porque cualquier persona de cualquier edad puede participar. No importa si hace frío o llueve, ya que el baile suele realizarse en interiores.

El equipo que necesitas para bailar dependerá del estilo de baile que elijas. Por ejemplo, para el claqué hay que comprar zapatillas de claqué, mientras que para el ballet se necesitan zapatillas y ropa de ballet. Para empezar, sólo tienes que elegir un estilo que te guste o que quieras probar, buscar en las Páginas Amarillas o en Internet escuelas de baile en tu localidad y apuntarte a una clase.

Tipos de baile

Hay muchos estilos de baile entre los que elegir, cada uno con sus propios atractivos. Los estilos de baile más populares son los siguientes:

  • Ballet: este estilo de baile, que se practica sobre todo con música clásica, se centra en la fuerza, la técnica y la flexibilidad.
  • Baile de salón: incluye varios estilos de baile en pareja, como el vals, el swing, el foxtrot, la bachata, la rumba, la salsa, el tango y la kizomba entre otros.
  • Danza del vientre: originaria de Oriente Medio, este estilo de baile es una forma divertida de hacer ejercicio.
  • Hip-hop: este estilo de baile urbano, que se practica sobre todo al ritmo de la música hip-hop, puede incluir el breaking, el popping, el locking y el freestyling.
  • Jazz: un estilo de baile muy enérgico que incluye patadas, saltos y giros al ritmo de la música.
  • Pole dance: se ha convertido en una forma de ejercicio cada vez más popular. Se trata de un baile sensual con una barra vertical que requiere resistencia muscular, coordinación y fuerza en la parte superior e inferior del cuerpo.
  • Salsa: mezcla de influencias caribeñas, latinoamericanas y africanas, la salsa suele ser un baile en pareja y hace hincapié en los ritmos y la sensualidad. Es una de las disciplinas más populares en nuestra escuela, junto a la bachata y la Kizomba..
  • Baile cuadrado: un tipo de baile folclórico en el que cuatro parejas bailan en forma de cuadrado, moviéndose unas alrededor de otras y cambiando de pareja.
  • Baile de claqué: se centra en el tiempo y los ritmos. Su nombre se debe a los sonidos que se producen cuando las pequeñas placas metálicas de los zapatos del bailarín tocan el suelo.

Existen muchos más, por lo que te acerco este enlace profundizando en los diferentes tipos de baile.

Elegir un estilo de baile

A la hora de elegir un estilo de baile, hazte preguntas como las siguientes

  • ¿Quiero bailar para mejorar mi forma física?
  • ¿Quiero mejorar mi flexibilidad y coordinación?
  • ¿Prefiero bailar rápido o lento?
  • ¿Quiero bailar con una pareja o solo?
  • ¿Quiero unirme a un grupo o recibir clases particulares?
  • ¿Disfrutaré de las competiciones o quiero bailar sólo por diversión?

A raíz de las respuestas podrás decidir qué tipo de baile se enfoca mejor con tus necesidades.

Con la Salsa vas a mejorar forma física, elasticidad/flexibilidad y funciones motoras, además de ayudarte a mejorar funciones cognitivas como la memoria espacial y la memoria.

La Bachata te aportará más o menos lo mismo, aunque depende del estilo de bachata. realizarás más o menos ejercicio cardiovascular.

La kizomba es un baile más lento. La cercanía con la pareja mejora el estado de calma y la relajación. Es un baile donde la flexibilidad corporal y la conexión con la pareja son factores muy presentes.

Consejos para bailar

Si estás pensando en empezar a bailar, algunas sugerencias y consejos son:

  • Si no te encuentras 100% bien, acude a tu médico para que revise si tienes alguna dolencia o si no estás en forma, para que te asesore sobre si bailar buenas para ti.
  • Lleva varias prendas de ropa que puedas quitarte a medida que tu cuerpo se calienta durante el baile.
  • Haz estiramientos o actividades de calentamiento antes de empezar una sesión de baile.
  • Bebe mucha agua antes, durante y después de bailar.
  • Asegúrate de descansar entre las sesiones de baile.
  • No te exijas demasiado ni demasiado rápido, especialmente si eres principiante.
  • Lleva un calzado profesional adecuado a tu estilo de baile.
  • Comprueba con tu profesor de baile que mantienes la forma correcta.
  • Siéntate y observa primero los nuevos movimientos de baile para asimilarlos.
  • Realiza regularmente ejercicios de fortalecimiento de las piernas.
  • Muévete con tanta fluidez y gracia como puedas.
  • Recuerda disfrutar aunque esto ocurra de forma natural. Todavía disfrutarás más.
  • Enfríate en calma después de una sesión de baile y haz estiramientos.

Resumen y conclusiones finales sobre los beneficios de bailar

  • El baile puede ser una forma de mantenerse en forma para personas de todas las edades, formas y tamaños.
  • El baile puede mejorar el tono muscular, la fuerza, la resistencia y la forma física.
  • El baile ayuda a mantener y mejorar funciones mentales y motoras.
  • Bailar es una forma estupenda de conocer nuevos amigos.

La conclusión es que si estás pensando en comenzar a bailar, que lo pruebes. Tiene grandes beneficios físicos, mentales y se conocen personas estupendas durante la práctica que mejoran el bienestar social y los niveles de felicidad.